La vida es de propósitos, ya que nunca vas a encontrar un solo camino, sino miles de caminos


¿Hijo, qué es la vida?CARLOS DORADO | EL UNIVERSAL 
sábado 16 de noviembre de 2013 12:00 AM

La vida es un viaje, no un destino; y debes caminarlo, pero lo más importante aún: debes disfrutarlo. La vida es algo parecido al horizonte, el cual lo ves allá lejano; y caminas una hora, y lo sigues viendo lejano, y por mucho que camines nunca lo alcanzarás. Entonces te preguntarás: ¿para qué sirve el horizonte? Precisamente para hacerte caminar. La vida es como ese horizonte, un camino sin fin, que te lleva a todas partes y a ninguna parte, pero mientras tanto te hace caminar.

Y para caminar ese camino, trata de ser como el agua, que aunque tú no lo creas, es más fuerte que la roca, y se adapta a cualquier forma sin perder nunca su esencia. Siempre fluye siguiendo el camino más fácil, el más corto, el que representa menos resistencia, y siempre tiende al equilibrio y al reposo. Es de una gran quietud, es transparente, pero en su persistente goteo consigue perforar la roca. Por eso te digo que lo blando es más fuerte que lo duro, y que el amor es más fuerte que la violencia.

Y mientras lo recorras, no lo critiques, ya el mundo es como es y nunca se adaptará a nosotros; y por más críticas que le puedas hacer, nunca lo cambiarás. Concéntrate en mejorarlo un poco; y aspira como mucho, a que cuando te mueras, hayas dejado buena huella en algún ser humano, para que te recuerden como un maestro.

Será duradero

Pero nunca trates de apurar ese camino, ya que al igual que en la vida; aquello que consigas con paciencia, con tiempo, con conocimiento, con constancia y dedicación, siempre va a ser duradero. Lo que se consigue rápido, generalmente dura poco. Y no te preocupes si cometes errores, preocúpate si no aprendes a continuar caminando después que los cometiste, con tu dignidad y tu salud mental intactas, y quizás más reforzadas, sin que merme el respeto hacia ti mismo. Ya que nunca te van a respetar los demás, si tú no eres el primero que te respetas.

Trata en ese camino de evitar el peligro. Sun-Tzu, el escritor de El arte de la guerra, decía: “triunfan aquellos que saben cuándo luchar y cuándo no”; y “la victoria más importante es aquella que se logra sin necesidad de combatir”. Y contrólate en todo momento, ya que si no controlas tu mente, irremediablemente ésta terminará controlándote a ti. Y trata de no ser un prisionero de tu pasado, ya que no lo vas a poder cambiar, sé un arquitecto de tu futuro.

¿Entonces cuál es el propósito de la vida, padre? La vida es de propósitos, ya que nunca vas a encontrar un solo camino, sino miles de caminos, y sólo los que saben a dónde quieren ir, saben en todo momento dónde están. ¡Hijo, hay dos grandes días en la vida de un hombre, cuando nace y el día que descubre para qué!

cdoradof@hotmail.com