Historietas

Manolo EL Gallego

En ocasiones, cuando se es joven, el más mínimo de los problemas es muy grande para querer o sentir poder afrontarlo. Lo que ignoramos es que cada vivencia es parte del tiempo; y dicen que: “el tiempo lo cura todo”.
Es necesario saber, que son las vivencias quienes nos forman y obsequian pinceladas de sensatez y experiencia, que nos brindan sabiduría. 

(*) Extracto del capítulo ¡El maratón de la vida! del libro “cartas a un hijo”


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Volver arriba