Reflexiones

¡El cura de mi pueblo!

¡El cura de mi pueblo!

Cuando llegó a la parroquia, venía con la intención de cambiar a la gente, y en su ocaso, ya sólo se conformaba con cambiar la Iglesia.
¡El futuro señores nunca fue un regalo, siempre una conquista!
Reflexión de un niño al ver cuán vacía en ocasiones puede ser  la humanidad, que sólo la miseria incentiva la espiritualidad. 

(*) Extracto del capitulo  !El cura de mi pueblo!  del libro “Cartas a un hijo”


Volver arriba